ConsejosSalud

Callos y juanetes, qué son y cómo tratarlos

29 enero, 2016 0 comentarios
juanetes

Como hemos comentado en varios posts, los pies son los grandes olvidados de nuestros cuidados diarios pese a que son la parte del cuerpo que soporta la mayor carga y hace el ‘trabajo duro’. Como consecuencia de ello surgen algunas patologías que resultan bastante molestas en el día a día y que siguiendo unas sencillas pautas podríamos evitar. Dos ejemplos:

Los callos. Son simplemente un exceso de células de piel muerta, que forman una capa como defensa de protección del pie frente a una rozadura continuada o presión continuada. Serían durezas pero más pequeñas y localizadas. La parte más dura del callo penetra en el pie en forma de clavo y resulta muy dolorosa.

¿Qué hacer?

  • Para ablandar el callo y facilitar su posterior extracción se suele usar ácido salicílico, que progresivamente lo ablandará, hasta que con ayuda de un palito, salga fácilmente toda la piel arrastrando el clavo. Debes evitar esta solución si padeces diabetes o tomas medicación de tipo anticoagulante.
  • Si el callo es excesivamente doloroso debes acudir al podólogo. Él es un profesional y sabrá cómo proceder y eliminar el callo de la mejor manera posible.

Otro de los problemas más comunes son los juanetesSe trata de una deformación del hueso provocada simplemente por genética, por la forma de caminar o colocar los pies, o por el mal uso de zapatos con demasiado tacón o demasiado estrechos. Por este motivo se dan más caso de juanetes en mujeres que en hombres. Este problema es bastante doloroso llegando inlcuso a impedir la actividad diaria normal a las personas que lo padecen.

¿Cómo sabemos si tenemos juanetes?

  • Además del dolor, veremos que la zona que rodea al dedo gordo del pie se enrojece.
  • Se forma una gran protuberancia ósea en esa zona.
  • Y el dedo gordo se deforma y se tuerce.

¿Cómo lo solucionamos?

Lo primero que debemos hacer es visitar al podólogo. Él nos dará varias soluciones en función de la gravedad del problema.

  • Si es leve nos recomendará parches de silicona o espuma o unas plantillas especiales que eviten el desarrollo del juanete.
  • Si es grave y los dedos están deformados ya, habrá que recurrir a la cirugía. Llegado el caso no debemos preocuparnos puesto que se trata de una operación sencilla.

Ya sabes, cuida tus pies usando el calzado adecuado y consulta a tu podólogo ante cualquier duda, tus pies lo valen!

También te puede interesar

Deja un comentario