Salud

8 problemas comunes en el pie del niño

28 julio, 2016 0 comentarios
pie del bebé

Muchos de los problemas que presenta el pie del niño al nacer se corrigen por si mismos con el paso del tiempo, otros sin embargo requieren intervención médica para ser solucionados. A continuación te explicamos cuáles son los defectos podológicos más frecuentes en los bebés y primeros años de vida:

1.Pies planos. Este problema se detecta cuando el niño comienza a caminar y suele desparecer hacia los tres años de forma natural. Se suele dar cuando los niños tienen una almohadilla llena de grasa en el arco que desaparece más adelante. Si después de esta edad el problema se vuelve doloroso es recomendable consultar con el pediatra.

2.El pie zambo. Se ve cuando el bebé nace, es un trastorno congénito por el cual el pie se curva hacia dentro y hacia abajo. Este problema no desaparece por sí solo, debe ser tratado de forma quirúrgica.

3.Pies talovalgo. Esta deformidad que presenta en los niños se produce dependiendo de la posición del feto en el útero de su madre, no requiere ningún tratamiento ya que desaparece con el tiempo.

4.Pies cavos. El pie cavo podría definirse como lo contrario al pie plano, es decir, se trata de un exceso de curvatura o puente del pie, de elevación de la bóveda plantar. Las deformidades de un pie cavo infantil son flexibles, por lo que el niño se adapta al calzado y a la actividad física, habitualmente sin dolor ni callosidades. Conviene la utilización de plantillas para acomodar las partes blandas y eliminar puntos de presión.

5.Metatarso Aducto. Es un defecto congénito frecuente, que consiste en una desviación  de la parte anterior del pie hacia dentro. Durante los primeros meses de vida del pequeño, puede ir solucionándose sin ninguna actuación. A veces es preciso realizar unas manipulaciones especiales, con las que el médico procura colocar el pie en su posición correcta. Si no se obtienen resultados, el niño deberá someterse a tratamiento con férulas o vendajes.

6.Pie zambo. Se trata de una anomalía grave del pie, que puede diagnosticarse ya durante el embarazo, generalmente, en la ecografía morfológica del quinto mes. Para corregir este defecto, la mejor solución es la denominada “técnica de Ponseti”, que combina el empleo de yesos y vendajes correctores con el uso de botas ortopédicas, con lo que se consiguen resultados excelentes, tanto anatómicos como funcionales. Sólo en los casos más graves, o cuando la evolución no es buena, se puede recurrir a una intervención quirúrgica para solucionar el problema.

7.Pie equino. Sucede cuando los pequeños solo apoyan las puntas de los pies y no llegan a asentar el talón en el suelo, de forma persistente. Se recomienda uso de plantillas. Antes de los tres años, este modo de caminar “de puntillas” puede ser transitorio. Algunos niños mayores de tres años persisten con este hábito a pesar de no presentar ninguna alteración neurológica, y se podría deber a un leve acortamiento del tendón de Aquiles. Estos casos han de ser diagnosticados para definir la causa.

8.Pie varo. El niño presenta pie varo cuando el talón y los dedos se apoyan por la parte externa (anular y meñique). Normalmente, va asociado a una lateralización de las piernas y de las rodillas o a otros trastornos del pie (cavo-varo, equino-varo…). Esta patología requiere plantillas para corregir la pisada y se recomiendan distintos ejercicios. Han de ser tratados por personal especificado en ortopedia y requieren un seguimiento.

Una vez solucionado el problema cualquier zapato es adecuado para los niños. En nuestra zapatería online tienes una gran variedad de marcas y modelos para tus pequeños. Echa un vistazo.

También te puede interesar

Deja un comentario